13 de gen. 2009

Blog i discurs de Gervasio Sánchez

Fa uns dies ressenyava l’exposició de fotografia Vides Minades de Gervasio Sánchez que vaig anar a veure a la Casa de Cultura de Girona. Recentment he descobert que Gervasio escriu un blog anomenat Los desastres de la guerra dintre del mitjà digital soitu.es.

El blog val la pena, us recomano mirar-lo, i descobrir apunts tan interessants com
“Goya, el mejor reportero de la Historia”.

També aprofito per copiar-vos tot seguit el discurs que va pronunciar
Gervasio l’any passat durant l’entrega dels Premis Ortega i Gasset. Fa temps que el discurs corre per Internet i fa poc l’he rellegit aquí. No us en perdeu ni una línea, com veureu, al donar-li el premi no va fer el discurs políticament correcte que molts dels assistents devien esperar. Assistents entre els quals hi havia la Vicepresidenta del Govern espanyol, alguns ministres, exministres del PP, l’Esperanza Aguirre, en Gallardón i centenars de persones més.

Ens fan falta molts Gervasios.


Señoras y señores, aunque sólo tengo un hijo natural, Diego Sánchez, puedo decir que como Martín Luther King, el gran soñador afroamericano asesinado hace 40 años, también tengo otros cuatro hijos víctimas de las minas antipersonas: la mozambiqueña Sofia Elface Fumo, a la que ustedes han conocido junto a su hija Alia en la imagen premiada, que concentra todo el dolor de las víctimas, pero también la belleza de la vida y, sobre todo, la incansable lucha por la supervivencia y la dignidad de las víctimas, el camboyano Sokheurm Man, el bosnio Adis Smajic y la pequeña colombiana Mónica Paola Ojeda, que se quedó ciega tras ser víctima de una explosión a los ocho años.

Sí, son mis cuatro hijos adoptivos a los que he visto al borde de la muerte, he visto llorar, gritar de dolor, crecer, enamorarse, tener hijos, llegar a la universidad. Les aseguro que no hay nada más bello en el mundo que ver a una víctima de la guerra perseguir la felicidad.


Es verdad que la guerra funde nuestras mentes y nos roba los sueños, como se dice en la película Cuentos de la luna pálida de Kenji Mizoguchi.


Es verdad que las armas que circulan por los campos de batalla suelen fabricarse en países desarrollados como el nuestro, que fue un gran exportador de minas en el pasado y que hoy dedica muy poco esfuerzo a la ayuda a las víctimas de la minas y al desminado.


Es verdad que todos los gobiernos españoles desde el inicio de la transición encabezados por los presidentes Adolfo Suarez, Leopoldo Calvo Sotelo, Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero permitieron y permiten las ventas de armas españolas a países con conflictos internos o guerras abiertas.


Es verdad que en la anterior legislatura se ha duplicado la venta de armas españolas al mismo tiempo que el presidente incidía en su mensaje contra la guerra y que hoy fabriquemos cuatro tipos distintos de bombas de racimo cuyo comportamiento en el terreno es similar al de las minas antipersonas.


Es verdad que me siento escandalizado cada vez que me topo con armas españolas en los olvidados campos de batalla del tercer mundo y que me avergüenzo de mis representantes políticos.


Pero como Martin Luther King me quiero negar a creer que el banco de la justicia está en quiebra, y como él, yo también tengo un sueño: que, por fin, un presidente de un gobierno español tenga las agallas suficientes para poner fin al silencioso mercadeo de armas que convierte a nuestro país, nos guste o no, en un exportador de la muerte.


Muchas gracias.

2 comentaris:

Asimetrich ha dit...

Aquest discurs no té preu, és genial. Gràcies pel link al seu blog.

Edu ha dit...

De res! ;)